25/7/09

With questions can be found the way to Rome


Querida amiga Lu:

No hay que dar por sentado nada con Mr. Bag.
Basta que pienses que el niño hará o no hará una determinada cosa para que el niño haga o no haga exactamente la contraria.
Cierto es que detesto profundamente las "memeces" y que cuando las he contestado les he dado la vuelta en el fondo y en la forma pero, que quiere, aquí sentadito a la sombra de una palmera y por milagros del wifi, he decidido dignarme contestar a sus preguntas en lo que se puede considerar una entrevista en exclusiva.

¿Tienes un diario?
¿Uno?, montones de ellos por todas partes: New York Times, Le Monde, Le Figaro…
No, no tengo, pero uso cuadernos por docenas donde anoto, dibujo y pego, toda suerte de cosas, son mis cuadernos de campo. En Moleskine me deberían poner una placa.

¿Crees en el amor?
No entiendo esta pregunta, uno puede creer en Dios, en la vida extraterrestre, o en los efectos del bicarbonato pero ¿Como se cree en un sentimiento?, nadie pregunta si uno cree en el odio, en la pesadumbre, la tristeza o la euforia.

¿Sabes cocinar?
Ni un huevo frito. Me gusta comer bien pero cocinar me parece una soberana perdida de tiempo, un arte demasiado efímero. Pasar horas en la cocina para en dos minutos engullir el resultado me produce una enorme pereza. Es algo así como cuando se queman las fallas. Por cierto, si la fallera mayor llora viendo las llamas ¿no deberían llorar los cocineros viendo su obra destrozada a dentelladas?

¿Te quieres casar?
Digamos que conceptualmente no tengo nada en contra del matrimonio, como no lo tengo contra el sacerdocio o la taxidermia pero no me veo en esos papeles. Curiosamente papá siempre dice que no tengo “vocación de casado”. Puede ser eso.
Por cierto, el matrimonio es un contrato entre personas de distinto sexo, lo otro es un burda y patética parodia.

¿Te gustan las tormentas?
Mucho. Cuanto más gordas mejor y especialmente las inesperadas en alta montaña.

¿Podrías comer un gusano?
Si no me obligan a cocinarlo supongo que si. ¿Qué son acaso las angulas, bien mirado?

¿Te consideras pijo/a?
No es un termino con el que yo me definiría, me resulta demasiado rancio, pero atendiendo a su significado absolutamente si.

¿Perdonarías una infidelidad?
Poner los cuernos me parece, en general, algo bastante ordinario pero, como todo en la vida, depende del estilo con que se haga. Puedo aceptar la infidelidad, nunca la vulgaridad.

¿Aprendiste a montar en bicicleta?

Casi antes que a andar. Vivo montado en ellas, tengo media docena y compito en carreras de montaña, además de ser entrenador titulado y director deportivo de ciclismo.

¿Te has quedado dormido en público?
Nunca, excepto si por público entendemos a la señorita con la que he pasado la noche claro.

¿Te atreves a cantar en un karaoke?

Solo si saliera de fiesta con Scarlett Johansson por Tokio como en Lost in Translation.

¿Podrías ser vegetariano?
Por prescripción facultativa supongo, nunca por ideología. Vegetarianos, ecologistas, antitaurinos, pacifistas, protectores de los bichos, son especimenes con los que no simpatizo especialmente. Hay demasiada gente en el mundo que no tiene posibilidad de elegir menú como para andarse con esas chorradas.

¿Te has pasado una noche bailando sin parar?
Sin parar no. Parando de vez en cuando sin duda.

¿Has perdido alguna vez tus llaves?
Las pierdo cada cinco minutos.

¿Eres de los que les gusta la coca-cola?
Sin cafeína ni azúcar, si. Por cierto, que pregunta tan mal formulada, con lo fácil que es decir ¿te gusta la Coca Cola?.

¿Tienes carné de conducir?
Of course. Adoro los automóviles fabricados hasta mediados de los 70, especialmente deportivos británicos. Después, salvo excepciones, solo se han fabricado y se fabrican birrias. Detesto los todoterrenos hasta la nausea.

¿Te gustaría saber el día de tu muerte?
El día bueno, el año no.

¿Has subido a un helicóptero?
Si, y no me gustó. Volar no es lo mío.

¿Podrías matar a alguien?
En una situación como la de “La soga” de Hitchcock… quien sabe.

¿Aprendiste a nadar?

Por cojones. Tuve una estricta profesora sueca que me hizo odiar la natación para los restos. Digamos que floto pero enseguida arqueo la espalda y me agoto en 5 minutos, definitivamente es psicológico, lo que me jode bastante porque me encanta el triatlón.

¿Te gustaría tener un pene/unos pechos más grande/s?
Pues mira si, tengo mis pectorales un poquito abandonados.

¿Roncas?
No, pero hablo dormido, algo terriblemente peligroso.

¿Lloraste con Titanic?
¿Bromeas? Solo conseguí ver los primeros 20 minutos, me parece un bodrio insufrible.

¿Te has emborrachado alguna vez?
Alguna trompa adolescente y nada más. No soporto a la gente con copas, o colgada en general, la detesto.

¿Olvidaste el cumpleaños de alguien querido?
No se olvida lo que no llega a memorizarse. He llegado a olvidar el mío, y no es broma.

¿Te has quedado en blanco en un examen?
No creo, lo que es seguro es no he dejado nunca un folio en blanco, he llegado a escribir verdaderas novelas.

¿Has viajado en barco?
Viajar, viajar, no. Paseos y excursiones muchas.

¿Has dado o recibido una patada en los huevos?
Ambas cosas. Especialmente en mis tiempos del rugby.

¿Te han robado la cartera?
Imposible, no uso cartera salvo con vestimenta de gala. Normalmente llevo algunos billetes sueltos en el bolsillo y nada más.

¿Has pasado una noche en un calabozo?
No, pero he estado en sitios peores seguramente.

¿Te has desmayado alguna vez?
Nunca. Algún desvanecimiento tras un esfuerzo deportivo especialmente intenso si.

¿Te fuiste sin pagar en algún bar o restaurante?
De jovencito me iba de los de pubs sin pagar siempre que podía. Después naturalmente que no.

¿Has escrito cartas de amor?
Yo escribía notitas más que cartas.

¿Pagarías por sexo?
Jamás he ido de putas, si te refieres a eso, es un mundo que me produce una repugnancia absoluta. Ahora bien, no nos engañemos, todos hemos pagado por sexo aunque sea llamándolo eufemísticamente amor, algunos, incluso, se hipotecan de por vida por un polvo, casamiento le llaman.
Hay una escena en la película “Sombras y Niebla” en la que la madame del burdel, que interpreta la esplendida Kathy Bates, invita a Woody Allen a pasar un rato con alguna de sus chicas y Allen le contesta algo así: “me da vergüenza, nunca he pagado por estar con una mujer” a lo que ella replica “¿estás seguro?”.

¿Morirías por amor?
No. En caso de que se pueda considerar una enfermedad, siempre tiene cura.

Pues ya está. Ya saben algo más de Mr.Bag.
Ya puestos, y como pasatiempo veraniego, estoy dispuesto a satisfacer la curiosidad de mis lectoras, si alguna la tiene.

Manden sus preguntas directamente al blog o a:
elbolsoylavida@gmail.com

Ciao reinas.

6 comentarios:

A. Morgan dijo...

Algunas de las preguntas que te han hecho me parecen surrealistas, pero tus respuestas...¡geniales!.Bss

Anónimo dijo...

Me ha encantado volver a leerte y espero que tu vuelta al blog sea más frecuente o me obligarás a apuntarme a Facebook. Te mando un par de preguntas por mail.
Besitos. Cloe.

PQ me lo merezco! dijo...

Muchas gracias por dejarnos conocerte un poco más, sobretodo sabiendo que estos memes no te gustan en absoluto.

Un genio, te lo digo yo.

Mil besos
Bea

El jardín de Lulaila dijo...

Una vez más, a tus pies, rey.... Besos mil, Lu

Bea Hiraldo dijo...

Hola, yo soy de las que he llegado hasta aquí desde Facebook y me ha encantado tu sentido del humor. ¿Curiosidad? cuentanos algo de las cosas que te gustan y las que no, ¿Te parece?.
Un beso.

Anónimo dijo...

Por curiosidad, ¿qué tienes contra los todoterrenos?